Primer ensayo sobre las categorías de las Ciencias Políticas

Ensayo
Tamaño de letra: 
Mediana
Novedad: 
Biblioteca: 
Biblioteca Rafael Azcona
Signatura-: 
Cl-59

Primer ensayo sobre las categorías de las Ciencias Políticas / Gustavo Bueno ; presentación y apéndices, Pedro Santana.  --  Logroño : Cultural Rioja, 1991. 455 páginas ; 23 cm.-- (Biblioteca Riojana ; 1)

En este libro ensayamos una primera reconstrucción, en un sistema teórico, de un conjunto de «categorías» políticas –tales como «Estado» (¿cabe hablar de Estado cuando nos referimos a la jefatura zulú de Shaka y luego de Mpanda?), «sociedad civil», «democracia», «dictadura» (¿puede hablarse de «dictadura de Franco» antes de 1947?), «partido político»– que constituyen, indudablemente, los sillares más característicos de cualquier tipo de pensamiento político, mundano o académico, de nuestros días. Estas categorías tienen, cada una de ellas, su materia propia, lo que no significa: unívoca o rígida; pero precisamente estas materias o contenidos se determinan y varían relativamente al componerse con otros contenidos formando esas «redes conceptuales» constitutivas de las «grandes concepciones» o «sistemas» políticos de nuestros días (socialismo, marxismo-leninismo, liberalismo, humanismo, aristocratismo, anarquismo, teología de la liberación... o escepticismo político, entendido éste no de un modo negativo –pues en tal caso carecería de todo interés, fuera del meramente psicológico o psiquiátrico– sino como docta ignorantia política). Estos «sistemas», asociados en general a las ideologías políticas de partidos, sindicatos o movimientos religiosos, atraviesan en estos años una profunda crisis. Unas veces, a consecuencia del desmoronamiento de la misma estructura racional del sistema, debido a los cambios que el curso de los acontecimientos ha dado a sus mismos «sillares» constitutivos –sería el caso del «marxismo-leninismo»; otras veces, porque el sistematismo logra mantenerse firme pero sólo gracias a una «asistencia mística» (islamismo, euskalherrismo, yanomamismo) que lo pone en el límite del delirio.